¿Qué libro estamos leyendo?

Jesse Custer

Miembro habitual
Mensajes
14.051
Reacciones
16.228
Ubicación
Cerca del fin
Momento promo: Mi relato "Muda" en el especial Círculo de Lovecraft 20 dedicado a Clive Barker. Es GRATIS

 

Lennoniano

¿EH?
Mensajes
51.274
Reacciones
100.851
Ubicación
Strawberry Fields
¿Alguien?

CUB_El-Gran-Libro-de-Sata%CC%81n.png

Es un tochaco a muy buen precio.

La lista de autores, en principio está molt bé:

El-Gran-Libro-de-Satan-i6n21300085c.jpg


Pero está lleno de dibujitos y lo veo algo "poser", si es que un libro puede ser tal cosa.
 

igoribon

Miembro habitual
Mensajes
2.809
Reacciones
476
Ubicación
Bilbao
Ahora mismo estoy leyendo "Los dientes del dragón" de Juan Eslava Galán
81MXn1H9nTL.jpg


Me aficioné a este escritor con sus libros de las Guerras Mundiales para escépticos y de la Guerra Civil y me gusta cómo escribe. Tampoco es que sea un relato denso pero se lee fácil y estaba buscando algo ligero. Cruzadas mezcladas con elfos y magia. Sencillo de leer.
 

Harkness_666

Son cuatro
Mensajes
2.781
Reacciones
2.652
Ubicación
Zamora
f0449bf3d9b22b03b516db3b4393a478bdf1bd81.jpeg



Enríquez escribe y nos mete la inquietud en el cuerpo. Hace uso de un vocabulario cotidiano, de igual modo que su estilo de terror se nutre de la vida real y de los miedos colectivos. Si este conjunto de cuentos no llega al nivel del siguiente, desde luego no se queda muy atrás. Se abre con “El desentierro de la Angelita”; historia muy negra y chiflada en torno a la culpa heredada dentro de una familia, sobre una niña que encuentra unos huesos humanos y desde entonces se le aparece un no-muerto infantil incapaz de descansar en paz. Uno de los temas preferidos de la autora es la pubertad, el descubrimiento en la adolescencia de los celos y las frustraciones; en “La virgen de la tosquera” cobran peso las supersticiones de ciertas culturas, en forma de aparente maldición en mitad de un entorno natural presidido por el fenómeno de las tosqueras, o peligrosos estanques artificiales producto de las obras de construcción en los que el baño puede ser un peligro.

De nuevo un maleficio desata la ruina y el infortunio y supone una venganza contra las clases pudientes en “El carrito”, producto esta vez de la brecha social, del maltrato hacia un pobre desharrapado que sin embargo es heraldo de una perdición que alcanzará a todos tarde o temprano. Una obra maestra es “El aljibe”, en la que nos hablan del miedo en sí, de un terror irracional hacia todo que se transmite generacionalmente, peor aún que la propia muerte… pero lo peor es que aquí la prácticas de brujería no son tan terribles como la podredumbre dentro de la familia, el egoísmo y la cobardía de quienes supuestamente son tus seres queridos. En “Rambla Triste” la autora ahonda en su faceta cronística y trata de los males y la degradación urbana de Barcelona, vista por los argentinos que viven en ella; un panorama de leyendas urbanas, paranoia y represión policial, ecos truculentos del tristemente célebre Caso Raval… los espectros no son sino los más pobres, en condiciones de miseria extrema, portadores de la pestilencia de una ciudad que extiende sus tentáculos y no deja escapar tan fácilmente. Un relato más tradicional en temática, que no en forma, es “El mirador”, con un imaginario de edificios encantados, seres inmateriales que se alimentan de la desesperación; asoman el trauma sexual, la depresión y la enfermedad mental, un destino que se cierra, y es que las verdaderas almas errantes son las vivas y de carne y hueso.

Perversiones sexuales y fetichismo son lo central en las dos piezas siguientes, “Donde estás corazón” y “Carne”; ambas se hunden en la poética truculenta del cuerpo, la enfermedad y los órganos, con el amor incondicional y la muerte como absoluto. Unas veces son ciertos individuos de sensibilidad muy particular quienes se unen para llevar a cabo unas prácticas extremas, de un romanticismo en realidad exacerbado. Otras veces se acercan a fenómenos de histeria colectiva, de adolescentes fanáticas de ídolos musicales a quienes profesan un inquietante culto cuasi-religioso o místico, sea locura o iluminación, con el sacrificio como paradójico acto de amor supremo. “Ni cumpleaños ni bautismos” no abandona las perversiones y va de los prohibido, de filmarlo, hace dudar de si estamos ante una caso de posesión o de trastorno psíquico relacionado con la represión sexual; la cámara recoge tan solo las consecuencias externas de un mal invisible.

El fenómeno tan argentino de las desapariciones, en esta ocasión de niños y adolescentes, se da cita en “Chicos que vuelven” ¿Qué pasaría si el retorno de un desaparecido no fuera un hecho feliz, sino perturbador? El horror a lo desconocido y la cuestión del doble, del fantasma, se encarnan en unos seres convertidos en desconocidos para sus familias, pues nada vuelve a ser igual para nadie. En el breve “Los peligros de fumar en la cama” se aborda con una belleza extraña la decadencia y la tristeza de los olvidados, de personas afectadas por la soledad, el aislamiento, en una atmósfera de nocturnidad donde amenaza el peligro de arder vivo por un accidente. Y finalmente, se mezclan de nuevo lo juvenil, los juegos peligrosos con fuerzas ocultas, el descubrimiento de la adultez, con el fenómeno de la gente esfumada sin rastro, más próximo esta vez a la realidad política de la dictadura, en “Cuando hablábamos con los muertos”.
 

cromwell

Miembro habitual
Mensajes
5.634
Reacciones
1.877
A raiz de estar leyendo "Si esto es un hombre" de Primo Levi, veo en su final una referencia a “Memorias de la casa de los muertos", escrito por Dostoievski en 1862”.

Me gustaría saber si alguno la ha leído y puede recomendar su lectura, imagino que super densa.
 

carrion

Miembro habitual
Mensajes
2.913
Reacciones
2.755
Ubicación
...
A raiz de estar leyendo "Si esto es un hombre" de Primo Levi, veo en su final una referencia a “Memorias de la casa de los muertos", escrito por Dostoievski en 1862”.

Me gustaría saber si alguno la ha leído y puede recomendar su lectura, imagino que super densa.
Es una obra densa en cuanto a contenido, pero para nada pesada, espesa o farragosa. Al contrario, es de una fluidez pasmosa; cuesta interrumpir su lectura porque es muy placentera (amén de emocionante y enriquecedora como pocas).

"He tratado de subdividir a los penados en diferentes categorías. ¿Es esto posible? La realidad es tan infinitamente variada que se substrae a las deducciones más ingeniosas del pensamiento abstracto; no admite clasificaciones netas y precisas. (...) Existían en nuestro penal algunos individuos a los que conocía de varios años y tenía por fieras del bosque, despreciándoles como a tales, y de pronto, en el momento más inesperado, su alma se explayaba involuntariamente con tal riqueza de sentimiento y de cordialidad y comprensión tal de los sufrimientos ajenos, que parecía caérseles, al fin, la venda de los ojos."

¿Alguien lo ha catado?

978841238263.webp


En Los evangelios escarlata, Clive Barker traslada al lector al más remoto rincón del infierno.
Es un tren descarrilando; pero a veces es bonito ver un tren descarrilar (en la ficción, al menos).

Puede que sea su novela más anárquica; tiene una estructura desastrada, con flashbacks inoportunos y saltos espacio/temporales chungos. Pero la trama es tan alocada y pulp (Barker casi riéndose/deconstruyéndose a sí mismo, con referencias incluso a la película) que se disfruta mucho.

También es su trabajo más explícitamente gayer y depravado (confieso que me he sentido incómodo en numerosas ocasiones); algo tipo "LaLlorona": homosexuales de toda edad y condición, transexuales, una marimacho fitness repartiendo estopa, prácticas sexuales aberrantes, demonios empalmados y pajilleros (que llamen a Rob Zombie para la adaptación), Pinhead violando a un trasunto de Oda Mae Brown... Incluso creo recordar que a Harry D'Amour le rompen el culo de joven (en una escuela católica, claro...). Es todo tan exagerado que es imposible no carcajearse. Y, sin embargo, más allá de lo grosero, hay un poso de cierta trascendencia al final (tal vez de fin de ciclo o aceptación por parte del autor).

En fin, que no es ninguna joya pero tiene su gracia (no creo que sea una pérdida de tiempo).
 
Arriba Pie