Chris MARKER

Atreyub

En busca y captura
Mensajes
54.379
Reacciones
2.374
Ubicación
Quien sabe donde
Respuesta: Chris MARKER

Gracias, amigo. Es un mediometraje fascinante desde cualquier punto de vista. Su arte es impresionante pero su factura técnica es perfecta porque partiendo de simples fotos fijas consigue construir un filme de convincente resultado pues la banda sonora y los efectos de sonido lo son todo. Y como puede ser que una voz en off tan escueta de tantos detalles y además no sobre ningún fonema.

Es muy grande. Y lo mejor de todo es que el remake complementa, amplía y magnifica el contenido de La Jetée. De esos poquitos casos donde podría decirse que son necesarias las dos partes para cerrar el círculo.

Pero es que hay fotos que dejan picueto: ese dolor con ese "antifaz" extraño, esos científicos con esas gafas demodé pero que representan un futuro extraño, esas cobayas humanas en estado catatónico, ese París derruído, ese museo (¡yo quiero ir a ese museo!), la belleza femenina en su máxima exposición, esos túneles dignos de cualquier Guerra, ese viajante sintiéndose libre en el muelle, esa aparición con la pistola en la mano, ese cuerpo muerto en el suelo sin posibilidad de escape...

Ya digo, es magistral.
 

sikander

Kaurismäkiano
Supervisor
Mensajes
35.636
Reacciones
16.212
Ubicación
Innisfree / Deutschland
Respuesta: Chris MARKER

para mí resalta más el aspecto romántico que el ci·fi, pero es una peli de capas, desde las espirales a lo Vértigo de Hitchcock a todo el denso texto a lo Robbe-Grillet (casi un ensayo sobre el tiempo como concepto existencial); la música de Duncan es un plus, claro, que tendría dos vertientes, la inicial que termina en ese final alucinante sobre los visitantes del futuro y entre medias ese relato sobre la memoria y los recuerdos.
 

Atreyub

En busca y captura
Mensajes
54.379
Reacciones
2.374
Ubicación
Quien sabe donde
Respuesta: Chris MARKER

Contigo. El romance es algo muy patente y algo que podría decirse que es uno de los quids más importantes de la historia. Pero claro, es imposible dejar a un lado la sci-fi porque van de la mano o una se aguanta en la otra (es el clásico "son galgos / podencos"). :juas

Pero que desde luego es un corto que no te puedes quedar con el primer visionado pues tiene muchos matices. Como dijo Dussander muy bien hay que analizarlo bien para saber el porqué gusta y eso con la primera vez es casi imposible. Pero está claro que esa primera es la que deja la base y el poso.
 

sikander

Kaurismäkiano
Supervisor
Mensajes
35.636
Reacciones
16.212
Ubicación
Innisfree / Deutschland
Cuba sí! (1961)
bah, que joyaza documental del turbulento siglo XX, más que análisis político, que también, algo inevitable con este país, es un análisis de una sociedad en cambio y de un país vibrante y en construcción, todo es nuevo y la Historia, con mayusculas, como en Petrogrado, se construye como en pocas ocasiones, Marker no rueda, como suele, las imagenes aquí son más bien de Santiago Alvarez, cronista casi oficial de la época y director del aclamado y radical corto Now, aunque es casi arqueología desgranar de dónde sale cada secuencia.

aunque Marker le acaba dando su personalidad, sobra decirlo, como en esas estatuas en el jardín que recuerdan a sus colaboraciones con Resnais y construyen un extraño discurso propio visual a través de material ajeno.
este film es puro contexto, 55 años después el dinosaurio todavía seguía allí, y eso es un prisma casi insalvable para valorar lo que en ella se dice; en todo caso una pieza imprescindible, markeriana al uso, verborreica, ágil, inteligente, independiente, propia e inclasificable salvo en un único género, el que forma únicamente la obra del francés,una personalidad completamente aparte del Cine.

[THUMBNAIL]http://mai68.org/spip/IMG/jpg/Tanda-del-domingo_Cuba-si_1961_Chris-Marker.jpg[/THUMBNAIL][THUMBNAIL]http://i51.tinypic.com/10zssjr.jpg[/THUMBNAIL]
 

Harkness_666

Son cuatro
Mensajes
2.420
Reacciones
1.753
Ubicación
Zamora
Sin sol

Cine-ensayo, “collage” de escenas documentales filmadas en distintos países, con la inflexible voz en off de Florence Delay (la Juana de Arco de Bresson) leyendo las cartas que le manda el enigmático autor de las filmaciones (el propio Marker bajo pseudónimo), a modo de diario de viaje. No hay hilo conductor, no hay un sentido último detrás de lo que vamos viendo, más bien se trata de una extensa digresión sobre mil cosas (antropología, política, historia, cine...) bajo una mirada poética y filosófica, en torno al misterio del tiempo y de la memoria. En éste sentido, una obra inabarcable, con un texto enormemente denso y abstracto por momentos, sujeta a cualquier interpretación y lanzando constantes reflexiones (incluso en el doble relato de la voz y de lo visual) difíciles de asimilar y de madurar para el espectador en tan poco tiempo.

Lo que predomina entonces es un recorrido por diversas culturas y el contraste entre ellas, con el especial protagonismo de la sociedad nipona (aunque la película no se ciñe a algo tan específico, sino que lo usa como ejemplo, creo yo). Del misticismo japonés a Pacman y los videojuegos, pasando por el pensamiento revolucionario, las guerras de África y los emúes de la Île de France (y los gatos, claro), se muestran formas de vida y de pensamiento, momentos históricos, a la manera de un fluir de la conciencia donde el recuerdo se ve sustituido por la imagen. Una imagen que revela los entresijos de una realidad, cual instantes congelados en un museo intemporal semejante al de “La jetée”. Pues al igual que dicho cortometraje, esto también es una especie de viaje a través del tiempo.

Si bien perteneciente a un contexto y a una época, como todo (la extrañeza de un mundo por descubrir, las nuevas tecnologías por aquel entonces...), puede que el paso de los años no haga más que acentuar el discurso y revalorizarlo, si cabe. Lo fácil es extraviarse, ya que sólo se nos muestran unas impresiones vagas a partir de retazos ajenos, pero es esa aparente falta de discurso la que da lugar a uno propio, y además muy personal. Pese al carácter de ejercicio masturbatorio (inevitable) se trata de una búsqueda obsesiva y constante, profundamente experimental, de un cineasta agazapado en la herramienta del montaje, escondido en las imágenes.
 

sikander

Kaurismäkiano
Supervisor
Mensajes
35.636
Reacciones
16.212
Ubicación
Innisfree / Deutschland
La Brûlure de mille soleils (Pierre Kast. 1965)
menuda joya de la ciencia ficción, "La quemadura de los mil soles" es un corto animado maravilloso, a la manera de los mejores relatos del género, en la onda de La Jetèe y con una historia de amor en el tiempo... de hecho he llegado a él por Chris Marker que es su montador y yo creo que algo más porque tiene mucho suyo, la historia viaja a través del espacio y tiene ciertas claves incomprensibles e irreversibles para el protagonista, con una narración en off muy sugerente y una animación tan tosca como efectiva, al final te dejas llevar por el texto.. y hasta vemos la torre de Orly que parece directamente sacada del corto de Marker, y termina casi con una declaración de amor a las mujeres en general, mejor imposible.


 
Última edición:

Harkness_666

Son cuatro
Mensajes
2.420
Reacciones
1.753
Ubicación
Zamora
La jetée

Mucho más que un simple corto, de breve duración pero de una capacidad de sugerencia enorme, pionero en el terreno de la ciencia-ficción “trascendente”, siendo en el fondo una fábula fantástica (sin relación con la serie B), semejante a un poema capaz de tocar una fibra profunda sin llegar uno a explicarse muy bien su misterio… una muestra además de la conexiones del cine con la literatura (esa solemne voz en off) y con la fotografía (lo más evidente) que, de hecho, contradice la propia noción de cine como imagen móvil, en cuanto a que sólo el montaje de una serie de fotos fijas es cinematográfico en sentido estricto. Como propuesta es muy hija de su tiempo, con el miedo palpable a una guerra nuclear devastadora, así como el recuerdo aún reciente de la II guerra mundial y sus horrores (la situación del héroe prisionero no es muy distinta a lo ocurrido en Europa hacía sólo par de décadas). El concepto del viaje temporal no es el de un desplazamiento a un lugar físico, sino que el pasado (incluso el futuro), parecen decirnos, es un lugar recóndito en la memoria, relacionado de algún modo con el recuerdo… el aeropuerto donde tiene lugar el hecho fundamental (una mujer, un asesinato, el amor, la muerte) es un espacio de tránsito, de partida y de llegada, de principios y de finales.

El acontecimiento que obsesiona al protagonista a lo largo de su vida, que de algún modo le hace nacer, es también el que le hace morir de forma trágica, en el más puro sentido del término, y paradójica: la turbadora “imagen de infancia” tiene un significado oculto de fatalidad que sólo se desvela en un desenlace que nos conduce de nuevo a un comienzo. Aparte está la historia de amor, un amor onírico entre dos fantasmas, con una especie de ideal femenino que ronda por la mente de nuestro hombre, que lo mismo es su salvación, su punto de apoyo, que su condenación… tienen mucha importancia los instantes, como el de la visita a un museo de animales disecados (como si ellos dos estuvieran disecados también, o la memoria como museo de un mundo muerto pero preservado, vivo a su manera). O aquel en el que sí que hay movimiento (podemos pensar que es el único real, o más real incluso que la propia realidad). Quedaría hablar de la singular apuesta formal y su intención (más allá de lo estético que resulta); tal vez la de comunicar no un tiempo fluido, como el de la narración habitual, sino un tiempo congelado, más una suma de momentos captados y ordenados lógicamente (como al fin y al cabo hace nuestro cerebro), antes que un continuo objetivo y perfecto.
 
Arriba Pie