Lars Von Trier presenta The house that Jack built

Elliott

Desconozco
Mensajes
41.710
Reacciones
4.659
Ubicación
Over The Moon
vista!

es como si HENRY RETRATO DE UN ASESINO fuera un capitulo del FLYING CIRCUS

lastima que dure tanto y se ponga medio seria y desvarie al final y... sea de Von Trier
 

Lennoniano

¿EH?
Mensajes
28.352
Reacciones
42.425
Ubicación
Strawberry Fields
Estoy mirando y parece que la COMPLETITA dura 155 min.

So, mierda, veo que la que hay disponible dura 02:31:00, ¿parece que le faltan cuatro gloriosos minutos, no?
 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.933
Reacciones
4.933
La de Noé no vale nada, Lenno, pero ésta es tan buena como las 3 últimas, a la que más se parece es a la última (doble) por su narrativa confesional y sus insertos sobre arte y analogías. Vuelve a ser entretenidísima, con humor, más que negro, psicópata, pero todo lo que tiene de inmoral lo plantea cuestionándoselo como realizador, otra vez el componente meta es muy marcado. Como siempre, tiene algunas ideas visuales magníficas y los diseños del epílogo son acojonantes. Dillon extraordinario y también Bruno Ganz.
 

Rimini

Miembro habitual
Mensajes
1.947
Reacciones
1.643
Ubicación
.
La de Noé no vale nada, Lenno, pero ésta es tan buena como las 3 últimas, a la que más se parece es a la última (doble) por su narrativa confesional y sus insertos sobre arte y analogías. Vuelve a ser entretenidísima, con humor, más que negro, psicópata, pero todo lo que tiene de inmoral lo plantea cuestionándoselo como realizador, otra vez el componente meta es muy marcado. Como siempre, tiene algunas ideas visuales magníficas y los diseños del epílogo son acojonantes. Dillon extraordinario y también Bruno Ganz.
Estoy bastante de acuerdo con esto, y eso que a mí Anticristo me dejó muy insatisfecho. Melancolía y Nymphomaniac no las vi, y ahora dudo de si debería ponerle remedio. Esta me ha ganado, en líneas generales. La forma ensayística a la que se acoge me resulta muy interesante y creo que sirve de perfecto contrapunto al resto de la película. Los diálogos entre Jack y Verge (en efecto, fantásticos Matt Dillon y Bruno Ganz) son fascinantes y las reflexiones que contienen acerca del arte o los límites de lo representable lindan entre la provocación y la lucidez, uniéndose ambos aspectos en ocasiones. Aquí se ve a un director que, incluso con el ego todavía muy presente, no duda en cuestionar su propia obra y someterse a una especie de confesión, saliendo al final de la misma como inocente y culpable al mismo tiempo. En realidad, toda la película circula alrededor de la cuestión de pagar por el crimen del arte, y por lo tanto la violencia nunca se queda en una capa superficial sino que está incrustada en un discurso con bastante subtexto.

Como suele ser habitual en el cine del danés, se combina la extrema crudeza formal con el esteticismo más manierista (todo el epílogo, realmente fantástico). Pero esa cámara tan nerviosa que llegaba a parecerme molesta en Anticristo aquí logra una dinámica mucho más interesante, y el baile que se establece alrededor de los momentos violentos está realmente conseguido. Hay algo realmente cinematográfico en esa tensión que parece que se extiende y no encuentra fin (Tarantino esto lo sabe muy bien). Mientras que en Anticristo creo que la tensión sufre demasiados altibajos, aquí mi sensación es la opuesta, debido en parte al acertado baile de registros que se introducen en una misma escena (atención a todo el cuarto incidente con Riley Keough).

Además se agradece que la película no intente en ningún momento quedarse en un término medio ni se ahogue bajo las aguas de la corrección política. Lars von Trier abraza la oscuridad de su discurso hasta las últimas consecuencias.
 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.933
Reacciones
4.933
La forma ensayística es tal cuál Nymphomaniac, si te ha entrado en ésta dale un tiento, además, si no te gusta basta que veas la primera parte (para mí, superior, aunque el conjunto me parece cojonudo), lo que hace en Jack con la violencia lo hace en Nympho con el sexo y la (su propia) toxicidad masculina, relacionándolo continuamente con el arte. Es interesantísima. Melancholia tiene una intro y un final maravillosos si te ha gustado el manierismo de la última parte de Jack, el resto son dos partes que dialogan, una primera más relacionada con su cine de los 90 y la segunda en plan metáfora/fantastique como respuesta a esa primera parte.
 

spectre

Stanley Kubrick
Mensajes
633
Reacciones
265
La peor de Trier,una bazofia sin ningun interes, ni siquiera sus caracteristicas escenas "cuadro al oleo" con audio trance encajan ni significan
 

Dussander

¿Cómo que cuatro?
Mensajes
45.700
Reacciones
6.861
Ubicación
.
Estoy bastante de acuerdo con esto, y eso que a mí Anticristo me dejó muy insatisfecho. Melancolía y Nymphomaniac no las vi, y ahora dudo de si debería ponerle remedio.
Yo te diría que la vieras, sigue teniendo muchos de sus tics, pero también momentos bellos; en general cuando la peli pasa de Dunst a Gainsbourg, parece encontrarse más cómoda. ANTICRISTO me dejó a medias (la peli a mí, no que la quitase a la mitad).
 

frank zito

Miembro habitual
Mensajes
1.469
Reacciones
1.964
Ubicación
León
Tiene sus cosas, aunque no es para tanto (ni en calidad ni en esa violencia que hace desmayarse a no sé quien ... imagino que Flanders se moriría solo con lo del patito), pero imagino que estoy demasiado acostumbrado a estos psychothriller provocadores, de los que lo peor en el caso de Trier, es que tampoco es que sobresalga elemento diferenciador (ya sea ideas de guión, dirección, o interpretaciones, que no es que todo eso sea malo aquí, pero ...) respecto a otros precedentes, o al menos yo no percibi nada nuevo o especial (pero reconozco que soy cortito). Algo larga, pero vamos, que si, el humor negro ( y la gratuita provocación, que es de lo que va todo) y tal, pues tiene su gracia (con eso ya me vale :D). A mi es que del señor este no me ha maravillado ninguna de las que he visto.
 

Harkness_666

Son cuatro
Mensajes
2.498
Reacciones
1.944
Ubicación
Zamora
Posibles SPOILERS

Se puede hacer reiterativa, tiende al exceso y a la ida de olla, pero bien pudiera ser lo mejor que ha hecho este hombre en bastante tiempo, incluso diría que está todo mejor pensado de lo que parece. Con la premisa del psicokiller elabora un manifiesto en torno al asesinato como forma de arte, adoptando formas de ensayo y de diálogo con el que Lars cuestiona su propia obra y se cuestiona a sí mismo. La mezcla de atrocidades a cada cual más cafre con grandilocuentes digresiones explicativas me ha recordado a la Justine de Sade. El único artista a la altura de dar la réplica a alguien con un ego de tal calibre sólo puede ser el poeta Virgilio, vaya que sí. Se afana nuestro amigo por traspasar todos los límites de lo que se puede mostrar sin ser un cabrón, y aunque lo haga en clave de humor negro, el pico de sordidez y de no tener puta vergüenza creo que lo alcanza a mitad de peli con lo de la “familia”… a partir de ahí creo que uno se inmuniza y no puede sino tomárselo a coña (tampoco es que sean cosas muy fuertes, más bien es la carencia de escrúpulos y la crueldad con que se afrontan, incluso dilatando agónicamente algunas situaciones). Ni siquiera falta la cuestión de la misoginia, poniendo un discurso anti-feminista en boca de… un asesino de mujeres. La metáfora de la casita y sus materiales de construcción resumen lo básico de esa mezcla de estética y horror que persigue Jack/Von Trier.

De la arquitectura de las catedrales a las técnicas de maduración de la uva, pasando por la cita directa… ¡de las propias películas del danés!, el tal Jack va evolucionando, llevando cada vez más lejos su peculiar arte y sus conceptos (esa alusión al “icono”), conforme la peli abandona ciertas referencias al subgénero (el slasher de carretera y las invasiones domésticas en los primeros capítulos) para acabar con veinte minutos finales de cine fantástico, con un par; imágenes infernales alucinantes en pleno contraste con la habitual desfachatez formal (cámara temblona, saltos de eje, etc.), que abrazan un esteticismo pictórico al máximo. Cuestiones incómodas, una visión desoladora de un mundo de cazadores y presas, de tigres y corderos; del ser humano (parece que todas las víctimas merecieran morir), incluso de la providencia que permite el mal (un mal, nos sugieren con mucho relativismo, que una vez fue indistinguible del bien -ese puente roto-). Un ser tan indeseable merece arder en el averno, aunque en cierto modo sigue siendo uno más (como sus trofeos, él también se convierte en una imagen en negativo), inocente a su manera en semejante contexto. Los campos elíseos ¿una belleza absoluta, o inocencia perdida, más allá del bien y del mal, capaz de conmover incluso a un monstruo? Y la puta canción que mete en los créditos finales ya es el acabóse.
 
Arriba Pie