RAOUL WALSH.

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.659
Reacciones
4.579
He disfrutado de dos más de Walsh, bastante poco conocidas también, un western peculiar (no hay dos westerns ni parecidos en su filmografía, todos son diferentes y originales), Cheyenne (1947), con un contexto histórico salvaje de forajidos y atracos a diligencias, la película se revela una mezcla entre thriller/misterio y un vodevil romántico que la convierte en una pieza muy ágil, como siempre en Walsh va a toda leche (en algunos momentos es incluso difícil de pillar toda la trama) y de una vitalidad asombrosa.



La otra, un delicioso musical romántico pre-Hays, Going Hollywood (Amores en Hollywood, 1933), con una trama más simple que el mecanismo de un botijo pero que Walsh convierte en su magia habitual, un sense of wonder en forma de película meta con productor idealista y bonachón, director cascarrabias y cínico, y un triángulo amoroso que se debate entre el glamour esplendoroso del Hollywood de la época, con magníficos números musicales y también una nada disimulada crítica a la falsedad reinante.

 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.659
Reacciones
4.579
La compré. Peliculón inenarrable, la pondría en cualquier top. Walsh en su máxima expresión.
 

Dussander

¿Cómo que cuatro?
Mensajes
45.631
Reacciones
6.545
Ubicación
.
Ésa y la otra, sus dos pelis navales son estupendas (y luego tiene la de piratas que directamente cambió la forma de interpretarlos).
 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.659
Reacciones
4.579
Ésa y la otra, sus dos pelis navales son estupendas (y luego tiene la de piratas que directamente cambió la forma de interpretarlos).
Yo creo que son pelis muy diferentes, Horatio Hornblower (El hidalgo de los mares) es más contenida, más sobria, más detallista de la profesión de marinero, el fondo es incluso fordiano con el protagonista dando más importancia a su oficio que a su propia vida familiar y el choque entre estas dos fuerzas. En cambio The World es Walsh desatado, festivo, elevando el sense of wonder y el romanticismo hasta el infinito (como El arrabal, Murieron con las botas puestas, Gentleman Jim o Colorado Territory), el tono es otro.

La del Pirata Barbanegra no la he visto (placer que no tardaré en satisfacer), pero a qué te refieres con el cambio de la forma de interpretarlo?

No te olvides de Sea Devils (Los gavilanes del estrecho), maravillosa adaptación de Victor Hugo, aventuras marinas con intriga palaciega, más thriller, sin el vigor de The World ni el detallismo de Horatio (aunque igualmente reposada) pero más lírica.
 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.659
Reacciones
4.579
Sigo con 3 más, otro western Dark Command (Mando siniestro, 1940), este con John Wayne y Walter Pidgeon, cuenta un episodio muy curioso de bandas que se aprovechaban de la guerra civil para saquear en la dividida Kansas, como siempre Walsh lo hace con una destreza única para la narración y encaja, además, sin problemas, un triángulo amoroso y una confrontación psicológica de caracteres entre protagonista y antagonista, pasan tantas cosas que no puedes quitar ojo de la pantalla. Quizás no tan redonda, pero en la vertiente historicista de Silver River.



A Lion is in the Streets (Un león en las calles, 1953) es otra película muy curiosa, lejanamente inspirada en un personaje real, del ascenso de un buhonero a aspirante a governador. Lo que puede sonar a tostón biográfico, en manos de Walsh es todo lo contrario, un auténtico volcán encendido (además con Cagney como prota y productor, nada menos), un "over the top" que más tiene que ver con The Roaring Twenties y White Heat que con dramones, Walsh (como su admirador John Milius) es capaz de sacar épica hasta de un bocata de calamares. Aquí presenta los peligros del populismo y de la corrupción por muy nobles que sean las causas, pero combina muy bien cierta abstracción de discurso con una historia que se vuelve Shakespeariana. Otro disfrute.



Y, probablemente, la mejor de las tres, Esther and the King (Esther y el rey, 1960), antepenúltima película del maestro y un peplum bastante desconocido, nada más y nada menos que Walsh a la dirección y Mario Bava a la fotografía, una combinación que no puede deparar más que belleza, Walsh pone aquí su "modo melodrama" que es un modo relajado y lo cuece todo a fuego lento, unas intrigas palaciegas que se van gestando, con las dudas y los conflictos servidos de forma muy adulta y, por supuesto, cualquier escena de acción con una fisicidad y un vigor marca de la casa, todo el encanto de aquel Hollywood de romanos (aquí persas y judíos) puesto en manos de los mejores. Vital verla en scope para disfrutarla, porque circuló una copia cuadrada infecta durante mucho tiempo.

 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.659
Reacciones
4.579
Yo es que las últimas películas de estos maestros que vienen del mudo, Walsh, Ford, Lang (el otro día volví a ver el último Mabuse de 1960, qué gozada!) etc, creo que son las que más disfruto, es la teoría opuesta a la de Tarantino, llegaron a una madurez y una libertad que les permitió hacer sus mejores películas de viejos. Hablando de Walsh esta Esther and the King me recordó, por su ritmo pausado, a ese Walsh de The Tall Men, Mamie Stover, Battle Cry, Band of Angels, The Naked and the Dead, y es probablemente el que más me gusta, aunque es muy difícil porque el torbellino de la época de Murieron con las botas puestas, Gentleman Jim y Objetivo:Brimania también es irresistible. Y dos de mis favoritas son de los años 30! The Bowery y Under Pressure.
 

Dussander

¿Cómo que cuatro?
Mensajes
45.631
Reacciones
6.545
Ubicación
.
La del Pirata Barbanegra no la he visto (placer que no tardaré en satisfacer), pero a qué te refieres con el cambio de la forma de interpretarlo?
El habla y los tics (ARRRRR) que se convirtieron en el estereotipo del pirata parodiable (y parodiado) viene de dos interpretaciones de Robert Newton, en la peli de Walsh y en la de la Isla del Tesoro, que fueron consecutivas o casi. No cambió hasta que Depp popularizó el pirata a lo rockstar pasao.
 

Ropit

Miembro habitual
Mensajes
8.659
Reacciones
4.579
La del Pirata Barbanegra no la he visto (placer que no tardaré en satisfacer), pero a qué te refieres con el cambio de la forma de interpretarlo?
El habla y los tics (ARRRRR) que se convirtieron en el estereotipo del pirata parodiable (y parodiado) viene de dos interpretaciones de Robert Newton, en la peli de Walsh y en la de la Isla del Tesoro, que fueron consecutivas o casi. No cambió hasta que Depp popularizó el pirata a lo rockstar pasao.
Blackbeard the Pirate (1952) es muy curiosa porque no suele ser habitual, y mucho menos en una película pura de aventuras, que el protagonista sea el "malo", de hecho, el punto de vista arranca con el "héroe" pero está clarísimo que lo que le interesa a Walsh es el pirata con interpretación memorable de Robert Newton, su presencia canibaliza de forma totalmente voluntaria una historia de amor por la que pasa de puntillas, y se vuelca tanto con Barbanegra que vamos con él a muerte a pesar de su evidente maldad, porque lo viste de épica, de inteligencia, de humor y de irresistible carisma (no es difícil, incluso, imaginarlo como un alter ego distorsionado del propio Walsh). La película, además, no es la típica lucha entre el bien y el mal, hay no menos de 5 bandos que van conspirando unos contra otros, con distintos intereses y en el abordaje hacia el final, que es la set piece más destacada de la película, llega un momento en que no sabemos quién conviene que gane la batalla para beneficio de la pareja romántica protagonista. Es realmente sorprendente cómo, incluso, en la última escena la "pareja protagonista" son secundarios de la acción principal. Al final, la película resulta casi un cartoon disfrutabilísimo a pesar de no contar con un gran presupuesto (es una producción RKO).

 
Arriba Pie